MITOS & LEYENDAS

Muchos quizás sólo conozcamos el

significado del vocablo "Chía", otros sabrán

que es una voz indígena y algunos al

menos conocerán el mito que dio el nombre

a este municipio.

 

 

 

Huitaca o Chía, era una bella diosa que

se convirtió en mujer y vino a la tierra para

enseñar al género humano la forma de alcanzar

la felicidad y los placeres de la vida, en

contraposición a Bochica, que enseñó la grandeza

del espíritu, las cosas prácticas de la rutina

diaria y a vivir en armonía con la naturaleza.

  

En un documento sobre los Muiscas

Gladys González Arévalo dice: "Bochica

aconsejó al género humano llevar una vida

ejemplar, más abstinente que placentera; pero

Huitaca se esforzó en quebrantar estas leyes".

El cronista Juan de Castellanos y el historiador

Fray Pedro Simón dicen que Bochica la convirtió en

lechuza y la condenó a sobre llevar una vida nocturna.

 

Lucas Fernández de Piedrahíta repite las mismas

frases, pero agrega que otros indígenas suponen que

Huitaca fue trasladada al cielo convertida en luna. También

dice que: "El Bochica la convirtió en lechuza".

Otros narradores dicen, que la trasladó al cielo para que

fuese la mujer del Sol y alumbrase durante la noche, sin

poder aparecer en el día, por las maldades que había

predicado, y que desde entonces existe la luna, de donde

proviene el significado de la palabra "Chía".

 

Igualmente las leyendas dicen que en el inicio de

los tiempos de la cultura Muisca dos Zaques ostentaban

el poder y eran dioses para su pueblo y un día el Zaque

de Ramiriquí se convirtió en sol y luego el Zaque de

Sogamoso se convirtió en luna.

 

"Esto es lo poco que sabemos de la bella mujer

que enseñó a los hombres Chibchas a

vivir y a contemplar su cuerpo como algo natural

sin temor a los placeres sensuales. Los cronistas no dicen

que Huitaca no hubiese juzgado necesario incitar a los

chibchas a los regocijos de la carne; sus prédicas fueron

la apología de la vida alegre al calor de la bebida

tradicional, alucinadora y amarga" (Guillermo Hernández Rodríguez).

 

Igual que Bochica, la predicadora Huitaca fue distinguida

con una trilogía de apelativos en que los cronistas

difieren. Castellanos la llama Chíe, Guitaca y Xubchasgagua,

mientras Quesada, Oviedo, Simón, Piedrahíta y

Zamora escriben "Chía". Además, era, y aún es el nombre

de la población fundada en honor a la diosa.

Los indígenas colombianos tienen diversos

mitos cosmogónicos sobre la creación, a través de

los cuales explican los orígenes remotos de las instituciones

y sus costumbres.

 

Estos mitos están rodeados

de misterio y religiosidad, por cuanto

recuerdan los orígenes de las cosas y de los seres

 y son hechos vigencia y realidad a través

de rituales sagrados y fiestas religiosas.

 

En algunos aparece el

Ser Supremo como creador

de todas las cosas; en otros

se contempla la idea de la

superposición de los mundos;

otros atribuyen el origen

de los seres animales a

las plantas o a cualquier objeto

material, y en otros aparece

la idea de los mitos de la creación

originados en las fuerzas de la naturaleza.

 

Con la conquista española, en el siglo XVI,

desaparecieron numerosas tribus indígenas del territorio

colombiano, entre ellas los muiscas, del

altiplano Cundí-Boyacense, los quimbayas, los

muzos, los tayronas, los pijaos y muchas más, que

resulta prolijo mencionar aquí.

 

 

EL PENSAMIENTO MITICO

 

Cada una de las tribus indígenas de Colombia

tenía su propia mitología; ésta representaba los

mitos mayores y los mitos menores y un sinnúmero

de deidades, de acuerdo con las necesidades de

cada uno de los pueblos.

 

Algunos mitos, como los del sol, los

cosmogónicos y los astronómicos, son

universales. Otros son propios de

grandes religiones, y otros son

locales, con expresiones propias

de las tradiciones, creencias

y costumbres de cada lugar.

 

"El pensamiento indígena

de Colombia, como el

de la mayor parte de los indígenas

americanos, es por esencia

mitológico, y en algunos pueblos de

cultura superior, como los mayas, aztecas,

incas y chibchas, son sistemas religiosos

estructurados. Para explicar el origen de los hombres

y de las cosas y las causas de los fenómenos

naturales, los pueblos aborígenes han creado deidades

mitos que reciben adoración y culto"

(Javier Ocampo López).